DE EMPERADORES, REYES, LIBERTADORES Y CAUDILLOS: EL PODER A CABALLO

“Fatigadlos, que no estén jamás ociosos,
domadlos en el campo y en la escuela:
al hombre con razón y con doctrina,
y al caballo con vara y disciplina”.

Emblemas Morales de Sebastián Covarrubias Orozco. 

“ Será porque andaban con el pueblo 
y el poder en las montas,
nunca quietos, siempre en pie de guerra
desalojados de la paz”

Oda a los Caudillos, Cantata Riojana.

 

El hecho de vivir en una ciudad ofrece la posibilidad de reconocer ciertos elementos caracterizadores. Comercios, grandes edificios, oficinas gubernamentales y templos religiosos forman parte del “paisaje citadino”.

 Pero si observamos con más detenimiento la ciudad que nos rodea, vamos a encontrar determinados elementos, tan característicos, que por su cotidianidad los hemos terminado naturalizando.

Cenital Plaza 25 de Mayo

Vista aérea Plaza 25 de Mayo, La Rioja Argentina. Fotografía: Matias Ludueña.

En esta oportunidad, me quiero referir a un objeto artístico que porta gran simbología para la ciudad en donde está emplazado y su gente: las esculturas ecuestres. Piensen en esta imagen de una persona  montado a caballo e indefectiblemente podrán identificar la que corresponde a sus ciudades. San Martín, los caudillos del interior u otros próceres son inmortalizados montando sus corceles  en plazas, calles y avenidas.

Se preguntaron alguna vez ¿por qué montando a caballo? O ¿por qué son tan importantes que están ubicadas en lugares estratégicos?

El retrato ecuestre es una efectiva imagen del poder, pero no de cualquier poder, sino del poder alcanzado o mantenido desde la supremacía militar.

33942_1490537153.jpg_l

Atardecer en Plaza 25 de Mayo, La Rioja Argentina.

Antes de comenzar este recorrido por esta historia debemos saber que la iconografía del jinete a caballo no es novedosa, sino heredera de una larga tradición iconográfica que hunde sus raíces en la antigüedad, resurge esplendorosamente durante el renacimiento y se extiende durante todo el siglo XIX y principios del XX.

Dada esta importante aclaración, comenzamos este viaje hacia el origen del poder a caballo.

Bronce dorado1

Grupo ecuestre de Pergola, 50-30 a. C.. Bronce dorado. Tamaño casi natural. Detalle en el que se aprecian las figuras que mejor se han conservado

En la antigua Roma, el titulo destinado a quien ejercía la máxima autoridad del mando militar era el de Imperator. Augusto durante su reinado lo adoptó como prenombre y así, todos los que lo sucedieron en el uso de la purpura imperial, lo usarían como símbolo del poder supremo de Roma.

Imperio y emperador constituirán el símbolo del poder hegemónico sobre una gran porción del mundo conocido.

La evidencia de la representación del poder imperial que Roma nos ha dejado puede ser encontrado en diferentes ejemplos: la arquitectura, la numismática y la estatuaria, entre otros. Todos estos constituyeron claras referencias que durante los siglos posteriores  los diversos estados, imperios y gobiernos usarán como elementos legitimadores.

17803-1_-_Statua_di_Augusto_part_Palazzo_Massimo

Octavio Augusto, primer Emperador romano.

Pues bien, una de las imágenes recuperadas de la antigüedad que más va a influir en la representación del poder, tanto en Europa como en  América durante los siglos venideros será la estatua ecuestre realizada en bronce del emperador romano Marco Aurelio.

En ella se puede observar a Marco Aurelio en el momento que, sobre su corcel, avanza hacia el pueblo con el brazo derecho extendido en señal de paz.

IMG_4987

Escultura ecuestre del Emperador Marco Aurelio. Museos Capitolinos, Roma

Esta impresionante escultura ecuestre, ha llegado hasta nuestros días debido a una “confusión” durante la edad media. En la antigüedad, las estatuas de mármol y bronce decoraban las calles y foros del imperio. Con la llegada de la edad media, muchos de los elementos que actualmente consideraríamos “patrimonio” fueron reutilizados de acuerdo a las necesidades de la población. Así, las estatuas de bronce fueron fundidas para la construcción de armas y monedas.

foro de Trajano plazaa

Reconstrucción del Foro de Trajano con sus esculturas ecuestres.

Afortunadamente el jinete de la escultura que nos ocupa, fue confundido con otro emperador.  Uno muy caro al sentimiento de la nueva sociedad cristianizada, me refiero al emperador Constantino, primer emperador romano convertido al cristianismo. Para la mentalidad medieval fundir una imagen del emperador que triunfó gracias al símbolo del crismón y cambió la historia de la humanidad, constituiría sin lugar a dudas, un sacrilegio. Será recién en 1948 que se identificará al jinete como Marco Aurelio.

com

La conversión de Constantino por Bernini. Basílica de San Pedro, Ciudad del Vaticano.

La estatua del emperador filósofo, probablemente haya sido erigida en el foro romano alrededor del año 176 para celebrar el triunfo sobre los sármatas y los germanos.  Posteriormente fue trasladada frente a la basílica de San Juan de Letrán hasta que en el año 1538 fue trasladada a la plaza capitolina para coronar la remodelación de este espacio realizada por Miguel Ángel.

Actualmente, debido a la contaminación ambiental, el original de la escultura se encuentra en una de las salas de los Museos Capitolinos de Roma.

Marco Aurelio ecuestre

Reproducción de la escultura de Marco Aurelio, ubicada en la Plaza del Campidoglio, Roma.

No será hasta el renacimiento italiano que la gloria y el triunfo ecuestre serían nuevamente representados. Los escultores del quattrocento experimentaron una envidiosa fascinación por la escultura de Marco Aurelio. Dos artistas de este periodo crearán maravillosas obras ecuestres: Donatello y Verrocchio. ¿A quiénes representarán? A los condotieros.

Los condotieros eran capitanes de grupos de mercenarios que servían a las ciudades estado italianas durante el siglo XIII y XVI. Inicialmente eran mercenarios extranjeros -alemanes principalmente- pero desde el siglo XV predominan como tales los miembros segundones de la nobleza italiana.

Quizás el más conocido y representativo de todos estos personajes tardo medievales sea Erasmo de Narni, llamado “il Gattamelata”, Capitán General de la Serenísima República de Venecia.  A este ilustre condotiero, se dedicará una escultura ecuestre realizada por el maestro Donatello y que todavía se encuentra emplazada en su lugar original: la Plaza del Santo en la ciudad de Padua.

Donatello_Gattamelata

Gattamelata por Donatello. Plaza del Santo, Padua.

En la obra de Donatello podemos observar al gran condotiero montando su caballo en apacible actitud, portando su bastón de mando y marchando con majestuosa calma.

Muy cerca de Padua, donde la escultura de Gattamelata se encuentra, podemos encontrar otra imponente obra ecuestre. “Il Colleoni” de Verrocchio está emplazado en el campo de San Juan y Pablo en Venecia, desde 1506.

A diferencia de la serenidad de Gattamelata, el condotiero Bartolomeo Colleoni refleja una irrefrenable furia bélica. La imponencia batalladora, la mirada agresiva y altiva acentúan aún más esta actitud. El caballo marcha triunfante acompañando la atmósfera que el  Gran Capitán crea.

Bartolomeo_Colleoni_by_Andrea_del_Verrocchio

Barolomeo Colleoni por Verrocchio. Venecia.

En el siglo XVI la nueva forma de hacer la guerra, convertirá a los condotieros en un anacronismo medieval, y los ejércitos modernos de los nuevos Estados como España o Francia, armados con nuevas tecnologías como mosquetes y  cañones, los derrotarán hasta hacerlos desaparecer del campo de batalla.

Con la llegada de la modernidad y los estados absolutistas, la escultura ecuestre renovará su significado. La posición de sobriedad y respeto que anteriormente representaban al caballo y a su jinete, cambiará a una de mayor movimiento y dramatismo. El caballo embravecido, parado en sus cuartos traseros y el jinete osado domador del animal, con una postura segura, controla con firmeza las riendas.

Esta nueva escena se nos presenta como una metáfora del estado gobernado por el príncipe. En ella, el caballo representa al pueblo indómito que expulsa al mal gobernante mediante su bravura. El jinete, príncipe absoluto, deberá domar al caballo mostrando así, la unión irrompible entre el pueblo y su monarca.

Esta nueva representación, que ya era realizada en pinturas, será llevada al bronce por Pietro Tacca en el año 1636, representando al monarca español, Felipe IV.

11

Felipe IV en los Jardines de la Plaza de Oriente. Madrid.

Durante fines del siglo XVIII y principios del XIX se realizarán esculturas ecuestres del poder regio europeo para lucir en las plazas de las principales ciudades coloniales. De las existentes, todavía se puede observar en la Plaza Manuel Tolsá de la ciudad de México, la escultura ecuestre dedicada a Carlos IV.

1200px-Estatua_equestre_Carlos_IV

Estatua de Carlos IV. Plaza Manuel Tolsá, México.

Sin embargo, la característica simbólica de la escultura ecuestre, es decir el propio poder personal del jinete, se modifica drásticamente a partir de la Revolución Francesa. Muchas de estas estatuas serán destruidas como una reacción al poder absoluto de los monarcas.

Esto no quiere decir que el retrato ecuestre dejo de realizarse, por el contrario, bajo el nuevo estilo artístico en boga, el neoclasicismo, se resignificará. Ahora no representará  a los reyes absolutistas sino a los héroes de las independencias americanas.

Quizás el caso más paradigmático en nuestro país sea la escultura ecuestre del héroe americano por antonomasia, el libertador José de San Martín. Su efigie comenzará a presidir la mayoría de las plazas de nuestro país, todas las capitales de provincia tienen una salvo Tierra del Fuego,  como así también otras ciudades del mundo como Asunción, Nueva York, Bruselas, México, Montevideo y Madrid entre otras.

IMG_3017

Monumento al General San Martín y a los Ejércitos de la Independencia (1862). Ciudad de Buenos Aires.

En nuestro país, la de Santa Fe fue la primera del interior y se inauguró el 30 de octubre de 1902,

La imagen es siempre la misma por su fuerza y belleza. San Martin controlando firmemente las riendas de su embravecido caballo, señalando con su dedo índice la Cordillera de los Andes.

Pasado el periodo de la independencia, comenzará la pugna entre las provincias del interior y Buenos Aires, entre federales y unitarios.

De estas guerras internas, surgirán figuras que concentrarán la admiración, otras veces el temor, pero fundamentalmente el poder de sus provincias. Serán conocidos como los caudillos, personajes claves en el destino político de nuestro país.

De estos “hombres fuertes” del interior, uno particularmente resumirá la esencia del caudillismo, Facundo Quiroga.

Quiroga emanaba liderazgo y poder, imaginemos por un momento en algún lugar de la inmensidad de los llanos, que una extensa polvareda se acerca a nosotros. Es la tierra que sacuden los caballos. De a poco, una bandera negra comienza a aparecen entre las lanzas que acompañan el desenfrenado galope. En la primera línea, un jinete cabalga con una furia incontenible y una confianza en sí mismo casi sobrenatural.  Sus ojos desprenden una brutal energía mientras se dispone a chocar contra sus enemigos con su lanza preparada. Éste es Quiroga.

Facundo tendrá su escultura ecuestre, donde magistralmente se logra contener toda la esencia del caudillo riojano.

38738332_10215174925861823_3432998103068704768_n

Escultura ecuestre de Facundo Quiroga. La Rioja, Argentina. Fotografía: Emiliano Pineda.

Mediante este viaje, pudimos observar como la escultura ecuestre fue interpretando las diversas modalidades políticas vigentes. Así, de una mera expresión del poder individual, desde el imperio hasta el absolutismo monárquico, pasó a ser la manifestación de un verdadero anhelo libertario.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s