DE ROMANOS Y CRISTIANOS  – SEGUNDA PARTE

“In hoc signo vinces”

 

La religión, pero fundamentalmente el cristianismo, ha sido uno de los puntos de inflexión en el devenir de la historia de occidente y su cultura.

1

Iglesia de San Francisco, La Rioja – Argentina. Fotografía de Emiliano Pineda.

Desde el nacimiento de Jesús, y el tiempo que transcurrió hasta que el Imperio Romano oficializó el cristianismo, los cristianos dispersos por los territorios imperiales no tuvieron una vida fácil.

Como decíamos, el cristianismo revolucionaba la forma en la que las personas se relacionaban con la religión. El perdón de los pecados, el amor al prójimo y la expectativa de una vida eterna en el paraíso celestial, eran ideas que, seguramente, atraían cada vez más a gente que la vida terrenal nada tenía que ofrecerles.

.x»p

Cristo como guerrero romano. Mosaico de la Capilla Arzobispal de Rávena (SigloVI)

De todas formas, el cristianismo no dejaba de ser una de las tantas religiones existentes en el imperio, pero que muy pronto se convertiría en una amenaza directa al poder del emperador.

La conversión de cada vez más cristianos era uno de los tantos problemas que el imperio atravesaba durante el siglo III, con un territorio demasiado extenso que suponía un gran sacrificio en pos de su mantenimiento. Las fronteras debían ser resguardadas, pero para eso se necesitaban cada vez más soldados.

3

Catacumbas de Domitila en Roma.

La ecuación es simple: mas gastos significaban más impuestos y mayor emisión de dinero. La depreciación de la moneda romana fue tal que generó uno de los procesos inflacionarios más catastróficos de la historia de Roma y que terminó casi por destruirla. Los soldados, descontentos con sus pagas o con la demora en que llegasen (para aquellos que se encontraban en los lejanos limites) terminaron revelándose con el poder político en Roma y nombrando a sus generales como emperadores, comenzaba lo que se conocería como la crisis del siglo III.

4

Monedas bajoimperiales romanas. Ante la necesidad que suponía el mantenimiento de las fronteras imperiales, se inyectaron monedas de baja calidad.

Las luchas por la obtención de la púrpura imperial estaban al orden del día. Tropas que declaraban emperadores a sus generales, provocaban enfrentamientos constantes entre los varios emperadores designados. De todas formas, acceder en ese momento al poder imperial no aseguraba la tranquilidad para estos nuevos augustos, por el contrario, muchos de ellos, que al no cumplir con las demandas del poderoso ejército, terminaron  en crueles muertes.  Todo este periodo terminó con la ascensión de Diocleciano al trono.

5

Busto del Emperador Diocleciano

Una de las medidas más significativas de Diocleciano fue la de dividir el imperio en dos grandes porciones administrativas. El gobierno de estas dos porciones estaría en las manos de dos augustos acompañados por sus respectivos herederos, conocidos como Cesares. Se inauguraba así el gobierno de la tetrarquía.

IMG_9722-500x750

Representación de los Tetrarcas, realizada en pórfido rojo. Sustraída del Palacio Imperial de Constantinopla durante la cuarta cruzada por los ejércitos venecianos.

En la agenda imperial, la persecución a los cristianos no fue un tema menor, Diocleciano era un conservador en cuanto a la religión, es decir que su respeto y fidelidad hacía el panteón romano lo llevaron a sostener la necesidad de realizar una purificación religiosa. El 24 de febrero de 303 dicta un Edicto contra los cristianos, comenzaba una feroz persecución a todo aquel que profesara la fe de Cristo. Lo que Diocleciano no se imaginaba es que sólo unos años después, nada seria como antes.

6

La última oración de los cristianos (1883) de Jean-Léon Gérome

Si bien la tetrarquía mejoró la situación del imperio, no podía escapar de los problemas que se planteaban en su  interior, puntualmente la sucesión.

Diocleciano abdica de su puesto como augusto, de la misma forma lo hace Maximiano, augusto de occidente. Sus cesares son nombrados augustos y así un nuevo gobierno de tetrarcas comenzaba. Un año después el nuevo augusto de occidente, Constancio Cloro moría, y con él moría también el sistema de gobierno de los cuatro. Las tropas del difunto Constancio declararon como emperador a su hijo, Constantino, desoyendo los designios del gobierno tetrárquico.

7

Busto del coloso de Constantino – Museos Capitolinos, Roma

Constantino entendía que al ser el hijo del extinto augusto, debía ser él quien sucediera a su padre, de igual forma pensaba Majencio, el hijo de Maximiano, antiguo augusto junto con Diocleciano, a quien también le habían prohibido el acceso al trono. Al igual que Constantino, Majencio se declara emperador, esto significaba una sola cosa: la guerra por el poder volvía a comenzar.

8

Medallón de Majencio como Augusto

De todas formas, y luego de lo explicado, ustedes se preguntarán ¿Qué tiene que ver todo esto con el cristianismo? Déjenme decirles que todo…

Obviamente un enfrentamiento entre los dos aspirantes al poder de occidente era el camino lógico y así fue como se resolvió. Entenderá el lector que en el relato a continuación, historia y leyenda se entremezclan formando un solo camino.

En el año 312 Constantino y sus tropas marcharon hacia Italia para enfrentarse con Majencio. El 27 de octubre, Constantino se encontraba ya a las afueras de Roma, muy próximo al Puente Milvio, donde finalmente sería la batalla. Mientras descansaba, Constantino queda perplejo al ver que desde el cielo un símbolo formado por las letras griegas X (chi) y P (ro) que no eran otra cosa que las iniciales de Cristo (Christós) junto a ellas una inscripción que decía “In hoc signo vinces” – “por este signo vencerás”. Constantino extasiado por su visión manda a pintar este signo (conocido como el crismón o anagrama de Cristo) en todos los escudos de sus soldados.

9

El sueño de Constantino, folio 440 de las Homilías de San Gregorio Nacianceno – Biblioteca Nacional de Francia

La mañana del día siguiente, Constantino y sus tropas se enfrentan a las de Majencio en la batalla conocido como del Puente Milvio. El resultado, como ya se imaginarán, fue a favor de Constantino.

Desde ese momento en adelante, el cristianismo deja de ser una religión perseguida, ¡como podía serlo si el nuevo emperador había sido ayudado directamente por Cristo! pensaban exultantes los cristianos que ya no debían esconder su fe.

1280px-Raphael_Vision_Cross

La Visión de la Cruz (1520 – 1524) Rafael. En la obra se puede ver a Constantino observando abrirse el cielo y aparecer una cruz sostenida por ángeles.

Constantino comienza con una política de beneficios hacia la nueva religión, poniendo toda la maquinaria imperial al servicio del cristianismo. Los antiguos edificios romanos destinados a la administración de justicia y las transacciones monetarias, llamadas Basílicas se convierten en los nuevos centros de culto cristiano.

Finalmente, en el año 313, Constantino dicta el Edicto de Milán, mediante el cual se declaraba la tolerancia al cristianismo, acabando así con años de persecuciones. El horror del sufrimiento y martirio de los cristianos que no renunciaban a su fe quedaba atrás.  Sesenta y siete años después, en el 380, el Emperador Teodosio I dicta el Edicto de Tesalónica decretando al cristianismo como religión oficial del Imperio Romano.

11

Imagen conmemorativa del Concilio de Nicea del año 325. Constantino representado en el centro de la imagen rodeado de obispos.

El mundo ya no volvería a ser igual, aquella religión perseguida por profesar la fe en Cristo, adoptaba los modos del Imperio. El cristianismo llegaba para enseñar e imponer su doctrina desde lo más alto del poder político. Emperadores y reyes designados “por la gracia de Dios” comenzarán por siglos a expandir su fe, cambiando para siempre todo lo conocido, pero eso ya es tema para otra entrada…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s